Lunes, 27 Abril 2015 12:27

“Rebelión”, comienza la guerra entre humanos y clones de Anna K. Franco

Con una velocidad trepidante en el relato, la autora Argentina, también conocida como Anabella Franco,  presenta una historia que plantea varias aristas en el texto. Para empezar nos situamos en el año 2056, después de finalizada la tercera guerra mundial. Armas biológicas, químicas, y la radiación entre otros factores destrozaron la tierra. ¿Quedará algún humano vivo?, es una de las incógnitas que se plantea y que Franco intentará develar en las páginas de esta novela. El cambio al género juvenil le sienta muy bien a esta autora, que no solo escribe de maravillas las novelas romántico/eróticas que ya tiene en su haber, sino que con este cambio de rumbo, se luce en la narración. Imposible que el lector se resista a este libro. Apto para adolescentes.

La historia es la de Lenah, una pequeña de 16 años, quién fue resucitada luego de estar criopreservada durante un largo tiempo para curar su cuerpo atacado por la leucemia. El nuevo mundo instauró leyes para la no violencia entre ciudadanos, control de natalidad, alimentos a base de proteínas. El nuevo mundo es limpio, sano, y controla emociones, sentimientos, y todas aquellas cosas que consideran negativas para la vida en sociedad. Cuidan también de la educación de los habitantes, para que no se cuestione el poder o gobierno del nuevo mundo. La paz está instaurada.  Lenah es adoptada por una familia que decide no tener un segundo bebé, según la ley de población, pero aceptan resucitar a la niña para criarla en un seno de amor, gratitud, amabilidad, entre otras cosas. Un año después de vivir en el nuevo mundo, ella comienza a descubrir una nueva faceta de este lugar, el control absoluto sobre las vidas de todo aquel que vive dentro de las ciudades preservadas de la radiación que dejó a su paso la tercera guerra mundial.

Nahier es un clon, y en el nuevo mundo los clones son sombras de sus originales. Son racionales, no tienen sentimientos, y además son criados a imagen y semejanza.  Pero solo eso, ya que reciben otra educación, otro alimento, y se les está terminantemente prohibido faltarle el respeto a su “dueño” por así escribirlo. Los clones sirven, en caso de necesidad de sus originales, para utilizar los órganos que necesiten para restaurar su salud. De esta manera el humano llega a poseer “vida eterna”, por eso el clon es una sombra. Los caminos de Lenah y Nahier se cruzarán en un momento crucial para ella. En ese momento Nahier la salvará de las garras de la maldad. Esto desencadenará unos sucesos que en el nuevo mundo están prohibidos. Los sensores encenderán las luces rojas y comenzarán a vivir una aventura que desde el comienzo al final los tendrá con la respiración contenida.  La pregunta surge de nuevo como un ensalmo: ¿Quedará algún humano vivo? Recomendado.

Sinopsis:

Es el año 2056. Lenah es una “resucitada” que despierta a los dieciséis años en un mundo que desconoce, pero que parece perfecto. Después de la Tercera Guerra Mundial, la humanidad al fin aprendió ciertas lecciones: ya no hay enfermedades, maldad ni dolor. Pero el día en que Lenah conoce a Nahier, todo cambia.

Nahier es un clon. Es un calco mejorado de su original. Sus genes son perfectos y sus acciones están dominadas por la razón. Pero aunque se cree incapaz de sentir, Lenah despierta en él sensaciones que no sabe nombrar.

Sin embargo, en este Nuevo Mundo, la perfección es pura apariencia. La Clase Política tiene un poder que la población, anestesiada de felicidad, desconoce. Los clones ya no están dispuestos a ser simples marionetas de los humanos, los ánimos están caldeados, y Lenah muy pronto descubrirá que nada es lo que parece.

Tampoco Nahier.

Ella viene de un pasado salvaje.

Él vive en una sociedad que le ha prohibido sentir.

Y mientras una revolución se agita en las sombras,

sus mundos están a punto de encontrarse.

Páginas: 307. Sello: Blok. Editorial: Ediciones B Argentina

Virginia Alzogaray