Lunes, 01 Abril 2013 11:11

Vanina Escudero sueña con ser mamá

Con su simpleza y belleza se presenta Vanina Escudero. Antes de comenzar la charla con Ahora se detiene a saludar a su marido, Alvaro Navia, y se percibe que la relación entre ambos es muy buena. Esto también se nota en el escenario que comparten de miércoles a domingo en el Teatro Broadway.

‑Estás disfrutando la obra “Nada es imposible”.

‑La verdad es que fue un proyecto que me propusieron hace bastante y fue m u t a n d o hasta terminar en lo que es hoy: un music hall con mucho baile y humor. La pasamos muy bien en los ensayos y arriba del escenario, principalmente porque hago lo que me gusta que es bailar y además tengo la posibilidad de ser dirigida por un groso como es Ariel Delmastro, así que solo nos queda disfrutar.

‑¿Con qué se encuentra el público que elige la obra?

‑Con un gran despliegue técnico, porque es una súper producción, y mucho baile. La verdad es que bailo como loca, al igual que el resto de las chicas; hay un gran cuerpo de baile. Obviamente con el humor a cargo de Alvaro, que por suerte para mí, también canta y lo hace realmente muy bien. El público se sorprende por la variedad. Es una obra que se desarrolla mientras se lleva a cabo un gran casting de mujeres y todas morimos por audicionar y quedar en el espectáculo. En ese afán por quedar se van generando distintas situaciones.

‑¿Si es un casting solo de mujeres, por qué aparece Alvaro?

Porque ingresa con el personaje de Brígida y lo hace por el lado de la ternura y el humor. Igualmente hay que ver la obra ya que se dan un montón de situaciones.

‑¿Qué significa para vos trabajar con tu marido?

‑Me encanta, es la cuarta temporada que hacemos juntos. Está buenísimo, aprendo un montón de él porque tiene mucha tabla encima y uno siempre aprende de la gente con experiencia. Además lo disfruto el doble porque tengo la posibilidad de compartir el trabajo con el amor y es bárbaro.

‑¿Cómo manejan el tema de no trasladar los problemas de casa al escenario?

‑Ya hemos trabajado juntos muchas veces y siempre disfrutamos muchísimo todo. La verdad es que hay cero competencia, porque nos amamos y cada uno realiza una disciplina totalmente diferente. Trabajar juntos para nosotros es positivo, no tiene nada de negativo. Hicimos televisión y también teatro durante cuatro temporadas, así que nos faltaba estar en la calle Corrientes y lo estamos cumpliendo.

‑¿Como te sentís al hacer teatro en Buenos Aires?

‑Está buenísimo. He tenido la suerte de hacer temporada en Buenos Aires, Carlos Paz, Mar del Plata y Punta del Este, tengo mucho teatro encima. Te puedo decir que cada lugar tiene su encanto y estar en la calle Corrientes me parece bárbaro, porque hace mucho que no lo hacía y después de tanto tiempo venir como figura es realmente maravilloso. Es muy gratificante sentir que año a año uno se mantiene en este medio, poder crecer es sensacional.

‑Estás en un rol protagónico en esta obra, ¿es un desafío para vos?

‑Para mí esta buenísimo. Ya encabecé espectáculos en Punta del Este y después hice comedia. La verdad es que nunca había protagonizado un musical, estoy feliz.

‑¿Cómo se llevan con las chicas del elenco?

‑Nos llevamos muy bien. Esto es un trabajo y tengo contrato hasta el mes que viene, por consiguiente, lo mejor es trabajar en armonía y disfrutar de cada momento. La verdad, no me sirve para nada llevarme mal y, por suerte, esto no sucede.

‑¿Cómo son tus compañeros?

‑Descubrí una Magui que es buena compañera, la sueca y Laurita también son muy buenas minas. Alvaro es súper buen compañero, de hecho yo me enamoré de él cuando trabajamos juntos, es muy tierno, siempre se preocupa por el otro y eso se nota en la armonía del elenco. El es clave para poder mantener todo tranquilo y laburar con alegría y sacrificio.

‑¿Hace seis años que están juntos?

‑Así es, este año cumplimos cuatro de casados y dos de novios. Estamos tan enamorados como los primeros meses donde uno se deslumbra con el otro y se vive el amor con una intensidad increíble.

‑¿Piensan tener hijos?

‑Sí. En este momento por el contrato es difícil, porque estamos bastante ocupados y eso no es muy compatible con el embarazo. Cuando termine la obra tenemos ganas de intentar tener un hijo. Este año deseo quedar embarazada, es uno de los grandes sueños que deseo concretar con mi esposo. Tal vez estamos un poco ansiosos y la maternidad no se concreta en los tiempos que nosotros quisiéramos, pero estamos esperanzados y sabemos que clínicamente los dos estamos aptos.

‑Es el gran proyecto para el 2013?

‑Totalmente, deseamos mucho con Alvaro tener un hijo y espero que se nos dé. Pero no vamos a desesperar, solo disfrutar la vida que compartimos.