Miércoles, 24 Abril 2013 11:38

Denuncian a Andrea Frigerio

La actriz y modelo, junto a su esposo, Lucas Bocchino, pasa por su peor momento económico. La pareja estarían empleando a trabajadores en negro en su empresa de cosméticos, "Roses are Roses" en las peores condiciones.

“Lucas (Bocchino) dio la orden que no den más agua a las empleadas. El agua que hay la paga una de las empleadas, está a nombre de ella la boleta del distribuidor”.

El testimonio es parte de la denuncia de una empleada del local “Roses are Roses”, propiedad de la actriz y ex modelo Andrea Frigerio y su marido el empresario Lucas Bocchino. “Vendemos perfumes, pero cobramos como pibes que hacen delivery”, explicó.

La denunciante solicita mantener en secreto su nombre por “miedo a que nos sigan amenazando o que nos echen. Lucas (Bocchino) maltrata a varias compañeras, las amenaza y a muchas las echaron sin pagarle un peso. ‘Es lo que hay, si no que se vayan’, es el mensaje que nos transmite cuando reclamamos”.

Los locales del matrimonio Frigerio (su apellido real es Mitchelstein)-Bocchino son los denominados “Roses are Roses”, con base en Pilar, pero distribuidos en Capital Federal y Gran Buenos Aires.

“Son un promedio de tres chicas por cada local y son 5 sucursales. Trabajamos ocho horas, recibimos en blanco poco más de 3.000 pesos y el resto del sueldo en negro. A eso se suma que no tenemos agua, ni heladera, ni nada. Lucas (Bocchino) dio la orden de que no den más agua a las empleadas. El agua que hay la paga una de las empleadas, está a nombre de ella la boleta del distribuidor”,detalló la denunciante. “Todas tenemos un promedio de 20 años, no recibimos aportes y para colmo en los locales hay tres embarazadas trabajando en estas deplorables condiciones”, agregó.

“Ninguna de las chicas quiere hablar. Una vez intentamos reunirnos para realizar la denuncia en algún sindicato de trabajadores, pero para poder hacerla hay que poner la firma y dejar asentada la denuncia, y nadie se animó a firmar y poner su nombre, por lo tanto no hicimos nada. Hace varios meses que no cobramos y no podemos seguir así”, finalizó.

Las empleadas de “Roses are Roses” no son las únicas damnificadas con este sistema de trabajo que implementan Frigerio y Bocchino, ya que el empresario también tenía una franquicia de la marcaEtiqueta Negra.

Pero varios empleados (vendedores) entablaron juicios laborales por falta de pago y maltratos, lo que motivó que le quitaran el manejo de la mencionada marca. Similar situación debió afrontar cuando tuvo a su cargo la explotación de la marca de ropa deportiva Gola.

Bocchino y Andrea Frigerio son una pareja que no se destaca por su exposición en los medios, pero sí asisten, por lo menos ella, a eventos de la alta sociedad argentina, y sostiene un lujoso nivel de vida en San Isidro.

Claro, para ello tanto Andrea como Lucas mantienen importantes deudas con entidades bancarias que alcanzan, entre ambos, casi 250.000 pesos.