Miércoles, 17 Mayo 2017 01:03

Paloma Fort quiere conocer a los hijos de Ricardo

Mientras pelea en la Justicia por 300 millones de dólares y por saber si es la hija de Felipe o de Carlos Fort, contó que le gustaría tener relación con Martita y Felipe.
En las últimas horas estalló una feroz interna en la familia Fort. A partir de la presencia de Gustavo Martínez (tutor de Felipe y Martita, los hijos de Ricardo) en el programa de Mirtha Legrand, Eduardo -el hermano del excéntrico millonario- puso el grito en el cielo.

Entonces aparecieron los verdaderos motivos de la pelea: el dinero. Según Gustavo, si bien a los chicos no les falta nada en materia económica, él tuvo que resignar parte de sus ingresos como personal trainer para dedicarle más tiempo a los niños. Y la familia Fort dejó de darle una cifra que Ricardo cobraba religiosamente todas las semanas, y que gastaba con sus excentricidades.


En medio de esta disputa familiar, Clarín se comunicó con Paloma Fort, quien legalmente es la hija de Felipe Fort (y Aschira) y tía de Ricardo, aunque ella tiene dudas acerca de su filiación y está peleando en la Justicia por saber si en realidad no es hija de Carlos, y por ende, sería hermana y no tía del mediático chocolatero.
Como primera respuesta prefirió no meterse de lleno en la pelea entre Eduardo Fort y Gustavo Martínez: "Estoy enterada de todo, pero ese en un tema muy delicado y hay menores a los que respetar y proteger. Así que de eso no voy a hacer ningun tipo de comentarios", dijo.

Sin embargo, sorprende ante la consulta de si tiene algún tipo de contacto con Gustavo y los hijos de Ricardo. "No he tenido relación con Ellos. Ojala la hubiera tenido. Claro que me hubiera gustado conocerlos. La verdad es que yo no he buscado de contactarme con el Sr. Martinez ni él a mi tampoco. Perdona la expresión pero hay mucha mierda de por medio y es jodido todo. Y al haber menores merecen que se los respete y proteja y que se defiendan sus intereses".


¿Por qué no se vincula con Martita y Felipe? Ella no lo tiene claro. Pero sostiene que "Quizas los adultos que están a cargo lo quieren asi,,, O están forzados a que así sea... No lo se pero yo aquí estoy si quieren tener contacto conmigo. Y si eso pasara, sería una gran alegría. En esta familia hay muchas idas y vueltas pero ojalá algún día se crucen los caminos", agregó.


Según publicó el sitio BigBangNews, el abogado de Paloma, Javier Moral aclaró que el juicio de filiación iniciado en 2012 sigue adelante y las cifras son millonarias. Desde la muerte de Carlos, en 2007, cada uno de sus hijos habría cobrado un promedio de dos millones de dólares anuales en dividendos. Es decir que, de comprobarse la paternidad, Paloma debería recibir los 20 millones que le corresponderían como hija. “Eso es sólo lo que obtuvieron en calidad de ganancias de la fábrica. El mismo Ricardo reconoció que había recibido 250 millones de dólares cuando murió su padre, por lo que el reclamo podría superar los 300 millones”, precisó el letrado.


Paloma tenía sólo seis meses cuando murió Felipe, su presunto padre y abuelo de Ricardo. En su momento, Aschira (mamá de Paloma) heredó en nombre de su hija algunos departamentos, pero la mayoría fueron rematados. “Tenían muchas deudas de expensas. Lo recibido fue prácticamente nada”, señaló el abogado.
Las dudas sobre quién es su padre le surgieron cuando Marta Fort dijo en una entrevista con Chiche Gelblung que Paloma no era hija de Felipe, sino que su padre era otro miembro de la familia Fort, pero no quiso precisar de quién se trataba.


Fue entonces cuando Paloma habló con su media hermana materna, quien le confirmó: “Tu papá es Carlos, no Felipe”. De esta manera, pasaba de ser la tía de Ricardo a ser su hermana. Pero sobre todo, a ser la cuarta heredera de una de las fortunas más grandes del país.


La joven consultó a los mejores especialistas genéticos de Inglaterra y el tema se empezó a esclarecer. “Hicieron un informe que determinó que Felipe no pudo haber sido su padre, dado que se trataba de una persona que tenía 73 años al momento de concebirla. Los cálculos genéticos advirtieron que esa edad, hace cincuenta años, equivaldría a 104 años actuales”, confirmó Moral.


Ocurre que el embarazo de Aschira coincidió con el de Marta, quien esperaba a su tercer hijo: Ricardo (ya era madre de Jorge y Eduardo). Felipe atravesaba graves problemas de salud a tal punto, que murió seis meses después del nacimiento de Paloma. Siempre se dijo en la familia que Felipe la inscribió como hija propia para cubrir la infidelidad de su hijo Carlos.


El juicio comenzó en 2012 y se frenó cuando falleció Ricardo un año después. “Primero tuvo que abrirse la sucesión de Ricardo, que era complicada porque tenía dos hijos menores (tenían nueve al momento de la muerte de su padre) y se tuvo que tramitar la tutela dativa (de Gustavo)”, contó el abogado.


Una vez resuelta la sucesión del mediático, un juez entendió que el juicio iniciado podría tener una sentencia favorable, por lo que debía sumarse a la sucesión de Carlos. “El paso que sigue es la extracción de muestras de ADN de Eduardo o Jorge para comprobar la biocompatibilidad. Es decir: probar si es o no hija de Carlos. Si ellos se niegan se podría exhumar el cuerpo de Ricardo”, detalló Moral.


La causa está en el Juzgado Civil 75° a cargo de la jueza Virginia Simari. Será ella quien, en los próximos meses, deberá dar lugar al pedido de extracción de ADN y eventualmente aprobar la exhumación del cuerpo de Ricardo. (Clarín)