Martes, 26 Mayo 2015 10:54

“El castigo de la Bella durmiente”, la segunda parte de la trilogía de Anne Rice

La autora explota mucho más el erotismo, la sumisión y dominación en la sugestiva historia de la princesa que se pincha el dedo con la punta del huso de una rueca. Para resumir lo que fue la primera parte “El rapto de la Bella durmiente”, donde ella es despertada por su príncipe de una manera muy peculiar, que más adelante en el libro nos encontramos con el despertar de los sentidos sexuales de ella, y también de él. Posesión e impulso no tienen lugar  en este texto, dónde estalla la sumisión y dominación, este último por parte del príncipe.

En el primer libro él le recomendó que se olvide de ella, su propia voluntad,  y que solo piense en complacerlo, que le ceda el poder. Ella lo vivió como una humillante forma de vida, pero también como un aprendizaje. En “El castigo de la Bella durmiente” se profundiza más en los personajes. El argumento más explícito. Por ende más fuerte. El príncipe Tristán, a quien conocimos en la prime narración es el personaje central de este libro, por lo que hace Bella pasa a un segundo plano, no por esto menos importante. Nos hallaremos con la visión de él, lo que piensa y como siente ser esclavo. Recordemos que príncipes y princesas son entregados a un vasallaje para aprender a someterse a los mandatos y voluntades de reyes, corte y plebeyos, y no hablamos solo de sexualidad.  Habrá momentos de ternura y amor entre Tristán y Nicolás, el cronista de la reina. Al segundo le encanta castigar. Tristán ama sufrir por su amo, ya que su voluntad es complacerlo. Es una narración sin lugar a dudas sobre el descubrimiento de los placeres del sexo, y la verdad sobre uno mismo. Los personajes descubren que esas cosas que deben hacer y soportar, y que la mayoría de las veces son humillantes, son también las experiencias que a ellos les aportan más placer. Todo lo que ellos sabían sobre ellos mismos pierde sentido. A medida que descubren lo que realmente les da placer tienen que dejar de lado sus antiguas creencias y valores, y aprender a vivir y consentir las nuevas experiencias por las que están pasando, y sobre todo, por las que les gustaría pasar. ¿Estas dispuesto a entregar tu voluntad para conseguir el placer? Recomendado.

Esta historia continúa en “La liberación de la Bella durmiente”

Sinopsis:

Durante todo un año los campesinos del pueblo de la reina Eleonor ahorraban esperando el día en que, por unas cuantas monedas, podían adquirir un esclavo, algún príncipe que, tras desobedecer a las damas y caballeros del castillo, fuera enviado, como castigo, a pasar todo el año en las calles del pueblo, donde tendría que obedecer a cualquier humilde mozo o sirvienta que pagara por él en subasta pública. Cuando a Bella la separan de Tristán, le invade el miedo al igual que a él. Pero muy pronto ella descubrirá que la vida allí no es tan dura, pues tras los castigos matinales llegan las fiestas nocturnas en el mesón, con el capitán y todos los soldados.

Páginas: 344. Sello: B de bolsillo. Editorial: Ediciones B Argentina

Virginia Alzogaray